La historia de Miguel de Icaza

En estos tres primeros días de escuela me he dado cuenta de algo: necesito una laptop. Pero el problema no es decidir si le instalo openSUSE o Ubuntu. La razón más principal es: no tengo el dinero para comprarla.

GNU Service actualmente pasa por mal momento, así que solo puedo decir que intentaré muchas cosas para que salga adelante, respetando los ideales del software libre que he puesto en la visión de la empresa.

Este momento me recuerda la historia de uno de los personajes de la comunidad libre: Miguel de Icaza:

Este mexicano es el fundador y líder de la fundación Gnome, de la empresa Ximian, desarrollador instrumental de Linux para SPARC, desarrollador del manejador de archivos Midnight Commander. También creó la hoja de cálculo Gnumeric y el modelo de componentes Bonobo dirigido al desarrollo de aplicaciones de gran escala para Linux. Últimamente trabaja para Novell, y es líder del proyecto MONO, el cual permite utilizar tecnología .NET de Microsoft en Linux.

Los Inicios

Miguel de Icaza fue un estudiante de matemáticas de la Universidad Autónoma de México (UNAM) durante los 90. En 1991 tenía 18 años y no tenía dinero para comprarse una PC, pero sí podía utilizar las computadoras que había en la universidad; fue allí donde tuvo su primer encuentro con la comunidad Open Source, donde se empezaba a hablar del nacimiento de Linux.

Lo primero que hizo fue crearse un programa para manejar archivos para él mismo, el cual hoy se conoce como el Midnight Commander, que facilita a usuarios novatos que no quieren utilizar la línea de comando para manipular archivos (mover, copiar, eliminar, editar, directorios, etc.) y muchas otras funciones avanzadas del sistema operativo, todo con las flechas del teclado, enter e inclusive con soporte para el mouse. Muy sencillo, al mejor estilo del DOSSHELL en la época dorada del DOS.

Con este programa Miguel de Icaza se hizo un nombre respetable en la comunidad y no fue mucho el tiempo que tomó Microsoft para interesarse en el mexicano. Microsoft le pagó un viaje a su cuartel principal en Redmond, Washington, para entrevistarlo por un trabajo. Icaza aprovechó la oportunidad para darles un sermón sobre el mundo Open Source y cómo Microsoft tenía que abrir su código. Por supuesto que no lo contrataron, y se devolvió a México para iniciar un proyecto que le empezaría a causar molestias al corazón del negocio de Microsoft.

Tomando Acción

Muchas veces nos quejamos de las cosas pero no hacemos nada, Icaza se dio cuenta (como muchos de nosotros) de las debilidades de Linux, pero a diferencia del resto, se sentó a programar para cambiar las cosas. El proyecto se llamaba GNOME y se trataba de darle una interfaz gráfica bien audaz a Linux (estarás pensando, no puede ser que un mexicano hizo Gnome). En el 97 un montón de programadores asistieron a Icaza en esta tarea, para 1999 la primera versión completa de Gnome estaba lista, y fue adoptada por miles de usuarios, incluyendo Hewllet-Packard, Red Hat, Sun y Novell. Este proyecto no solo lo posiciona como un genial programador, sino que le da la experiencia para manejar la gente en proyectos Open Source (una gran responsabilidad).

Microsoft se ve interesado

Para la época que Icaza fue llevado a Microsoft, Nat Friedman era un pasante en Microsoft. En 1999 Friedman le sugirió a Icaza que fundaran juntos una empresa de software, esta se llamó y se llama Ximian y su objetivo es brindarle a los usuarios un conjunto de aplicaciones de software que los usuarios de Windows tienen y que dan por sentado. Herramientas como clientes de correo, calendarios, así como sistemas de información que le permiten a las compañías mantener sus operaciones.

Para muchos de nosotros, tener una compañía como esta hubiera sido suficiente, pero con muchos programadores utilizando las librerías de Gnome, Icaza estaba preparándose para su próximo ataque a Microsoft.

El problema actual es que la mayoría de programas favoritos funcionan solo en Windows, programas como Word, Excel, Powerpoint, Photoshop, Dreamweaver y la gran mayoría de los juegos, corren solo en PC, lo cual aleja al usuario común de Linux. Este problema iba a empeorar para Linux ya que Microsoft había diseñado .NET, un modelo de componentes que permite que la mayoría del software que va a ser producido en el futuro funcione con facilidad en redes. Permitirle a los programadores de Linux tener acceso a esto requiere que haya una serie de herramientas que tradujeran el software escrito para Linux en .NET y viceversa, esto le daría a los programadores el poder de llevar el nuevo software de Windows a Linux, y también, nuevas generaciones de software abierto que compiten por ejemplo con Photoshop, al mundo Windows.

Al haber tantas elecciones a la hora de comprar software, el precio se reducirá de manera dramática; gracias a Miguel estas herramientas están en producción hoy en día, y se les conocen como: el proyecto Mono.

Comienzan las ofertas

Ximian consiguió $15 millones de dólares en capital de riesgo el año 2001 para crear estas nuevas herramientas y el software creado para Linux empezó a traer ganancias fijas al ayudar a compañías a utilizar y desarrollar herramientas abiertas. Luego muchas compañías se acercaron para comprar Ximian y esto puso a Miguel a pensar que podía tener un alcance mayor si una empresa realmente grande se aliaba a Ximian. “Cuando estás empezando una empresa, no tienes los recursos para desplegar el software rápidamente y darle soporte”, afirma Miguel.

Las ofertas fueron decepcionantes porque ninguna presentaba el compromiso necesario con la comunidad open source, luego el año pasado, durante un viaje a Brasil en plenas vacaciones, Friedman lo llamó para decirle que los ejecutivos de Novell venían a Cambridge. Miguel pensó que esta iba a ser otra reunión perdida, no obstante voló de vuelta a Cambridge y les dio una presentación de Mono.

¿Novell?

Novell años atrás tuvo el poder en el mundo de las redes, haciendo los programas que le permitían a una máquina hablar con otra máquina, hasta que Microsoft usurpó el trono. Los ejecutivos de Novell presintieron que debían cambiar su línea de productos a programas de código abierto. Mono sería una joya en su corona, lo cual le permitiría a sus clientes la movilidad entre aplicaciones open source, y aplicaciones Microsoft hechas con .NET. Esto inclusive podría hacer a las compañías que son Microsoft-Dependientes, libres de utilizar software abierto de Novell.

La compra se hizo en agosto de 2003, pero Mono aun sigue siendo un proyecto de código abierto, con cientos de programadores que colaboran en todo el mundo de manera voluntaria. En algunos casos lo hacen porque les da la oportunidad de tener experiencias de prestigio para sus currículum, en otros casos porque quieren estar seguros de que el software sirva para sus propósitos. Novell gana de los resultados, no de vender el software básico, sino de los costos impuestos a los clientes que necesitan embellecimiento con servicio y soporte.

¿Un vendido?

Ahora Microsoft debe estar muy arrepentido de no haber contratado a Icaza cuando tuvieron la oportunidad, un arquitecto de software de Microsoft llamado Don Box hasta le escribió una canción a Icaza implorándole que se uniera a Microsoft. De todos modos algunos en la comunidad open source, ven a Icaza como un vendido por haber entregado todo a Novell. Esto no le molesta a Icaza, pues piensa que siempre hay un fanatismo anticorporativo pero cree que es solo de una minoría, “inclusive en la época en que trabajaba con GNOME sabía que habría compañías que tenían que estar envueltas. Si quieres sacarle todos los beneficios al software, encontrar los bugs, y desplegar soluciones reales, y traerlo a un mercado grande, vas a necesitar compañías”, dice Icaza.

Ha habido algunas cosas negativas para Icaza, ya no puede seguir con su horario de trabajo desde el medio día hasta las 2 am, ahora tiene que asistir a reuniones temprano, o viajar por todo el mundo dando charlas. En realidad ahora tiene lo mejor de los dos mundos, la libertad y la pasión por el software abierto, y unos bolsillos llenos con una estrategia de largo plazo por parte de una corporación. En la época que se fundaban por Capitalistas de Riesgo, estaban siempre a su merced, a la par de los cambios que ellos querían, en cambio en Novell, ahora puede pensar qué es lo que va a ocurrir en los próximos siete años.

Icaza puede parecer un rebelde del mundo open source, pero su mentalidad viene por su crianza, ya que creció en un país donde la mayoría de las personas no tiene para comprarse un PC, sus ideales le permiten a personas como esas tener computadoras con software gratuito, y él afirma:

“Tengo una meta global. Quiero que Linux tenga éxito en países donde las personas no pueden comprar computadoras que traen software propietario”.

Gnome ya hace parte de este sueño realidad, y Mono empieza a pavimentar el camino a mucho software abierto de nueva generación. Si Mono logra su meta, Linux va a aprovechar muchos de los logros de Microsoft con .NET.

¿Porque .NET y no Java?

La visión de Icaza, un programador de Linux es la siguiente. Muchas veces el sueño en Linux es poder reutilizar códigos o componentes creados en un lenguaje en otros. Imagínate poder utilizar librerías de Perl, en Java, o C++, o Python, etc. Únicamente .NET tiene esta posibilidad. Es cierto que .NET copia mucho de Java, pero el problema de la máquina virtual de Java es que tienes que programar en Java. Con .NET puedes utilizar cualquier lenguaje, e inclusive traducir tu código a otro lenguaje, esto es el sueño dorado de muchos programadores. Sin saber ni papa de perl, podrías programar algo en Visual Basic con librerías .NET, y luego traducir tu código a Perl. Tío Bill, creo que te salió el tiro por la culata.

Icaza intentó desarrollar algo similar, llamado Bonobo, una API que podía ser utilizada en diferentes lenguajes, pero .NET es más eficiente, y su modelo de componentes es fascinante en cuanto al criterio de Miguel. Él mismo se ve desarrollando en C# de ahora en adelante, le parece que es un lenguaje de programación excelente. Le parece muy sencillo el conjunto de componentes, herramientas, debuggers, editores, documentación y ayuda incluida en la IDE, etc… Ya Microsoft hizo el trabajo, y ahora podemos aprovecharlo en Linux, simplemente es brillante lo que se va a lograr con Mono.

Siempre que me siento impotente ante alguna situación, empiezo a leer esa historia. Al final me doy cuenta que se puede mejorar el futuro si nos ponemos a buscar soluciones en lugar de lamentarnos.

Fuente: La Ventana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s